Alex Fabio Marín es un taxista de Medellín (Colombia). En uno de sus servicios trasladó a una madre y su hija, desde La Alpujarra hasta Manrique Central, dos puntos distantes entre sí de la ciudad.

Le contaron que acababan de obtener un préstamo, con el que pensaban reformar su casa. Una vez terminado el trayecto, las pasajeras le pagaron 11.500 pesos (3,66 dólares).

Sin embargo, Alex se dio cuenta al rato de que las dos pasajeras se habían dejado una misteriosa bolsa negra. ¡Era el dinero del préstamo!, un total de 40 millones de pesos colombianos, unos 12.600 dólares.

El taxista es una buena persona y, muy nervioso por llevar tanto dinero encima, se dispuso a buscar a sus pasajeras. Movilizó también a sus compañeros. El asunto era de máxima urgencia.

Al final, Alex encontró a madre e hija llorando desconsoladas por la pérdida del dinero. Al ver al taxista no lo podían creer. De hecho, la madre dio un enorme abrazo al hombre y le recompensó con 200.000 pesos.

Alex admite que no quería aceptarlos, pero que la mujer insistió tanto, ella y su hija llorando sin parar, que al final los cogió. Las mujeres han decidido no hacer público sus nombres, pero el taxista se ha convertido en un héroe viral. Incluso sus compañeros de trabajo le rindieron un homenaje por la honestidad demostrada.

Su honradez dio la vuelta al mundo y salió hasta en los medios de comunicación. Esta es una entrevista realizada a Alex sobre esta increíble historia.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: