Una separación no es agradable para nadie, pero si se tienen hijos el costo emocional es mayor.  Después de su divorcio, Charlotte Sapwell, de 27 años de edad, se encontró sin hogar, con sus dos hijos y sin apenas dinero para comprar uno. No importaba cómo había calculado los números, simplemente no podía permitirse el lujo de mantener un techo sobre sus cabezas en su ciudad de Ballarat, Australia, ya sea alquilando o consiguiendo un préstamo.

Ella es Charlotte Sapwell, madre australiana de 27 años.

El precio de una casa era desorbitado, muchas personas se quejan de que los más jóvenes no invierten para tener una casa propia, pero con esos precios, es imposible.

Al separarse de su ex marido, Charlotte y sus dos hijos necesitaban una casa para vivir. 

Facebook

Para comprarse una casa en su cidad natal, Ballarat en Victoria, Australia, necestiaba un préstamo de unos 400.000$ por lo que Charlotte decidió hacerse ella misma su propia casa 3 x 6 metros en el patio trasero de su abuelo.

Facebook

“Fue creado por necesidad, tenía que mantener un techo sobre la cabeza de mis hijos y teníamos una antigua caseta en el sitio de mi abuelo, donde creamos un hogar ahí” explica, “Él es un maestro artesano, y como no tenía otra opción, estaba lista y dispuesta a aprender, eso era parte del acuerdo. Tenía que aprender a usar las herramientas”.

Facebook

Gracias a la ayuda de su querido abuelo, Charlotte pudo construir su pequeña casa en tan sólo cinco meses.
Ella nunca había hecho algo similar, ni siquiera trabajos de bricolage, pero logró construir una vivienda para ella y sus dos hijos.

Facebook

¿Cuál fue el precio total invertido? todo el proyecto, incluidas las herramientas y los materiales, tuvo un coste de  $13.000 dólares, algo mínimo comparado con tener que comprarse una nueva allí.

Facebook

Lo mejor es que ahora no le debe dinero al banco y se puede concentrar totalmente en cuidar a sus pequeños hijos, de 2 y 6 años.

Facebook

Sus dos hijos son realmente felices en su pequeña casita. 

Facebook

“Siempre viviremos en pequeña casa, honestamente no viviría en una grande. Mi objetivo es ahorrar lo suficiente para un terreno y construir otra casa pequeña (después de que le pague a mi abuelo).”

Sobre sus hijos dice:
“Ellos lo aman. Somos una familia muy cercana. Por supuesto, a veces quieres tu privacidad, pero sólo tienen 2 y 6, por lo que les gusta tener a mamá cerca”.

Facebook

¿Qué te ha parecido la casita que ella misma construyó?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: