Cuando Chris Gardner y su hijo pequeño estaban durmiendo en el suelo de un baño público, nunca podría haber imaginado ni en sus mejores sueños, que la historia de su vida se convertiría en una película de Hollywood con gran éxito mundial.

Cuando era adolescente, Chris tenía diversos trabajos como fregar platos o atender pacientes ancianos en un asilo. Al cumplir los 18 se enroló en el ejército con la idea de ver mundo. Allí aprendió conceptos básicos de primeros auxilios y prestó servicio en un centro médico de la marina.

Instagram

Después de esa experiencia solo consiguió trabajos esporádicos como guardia de seguridad o pintando casas los fines de semana. Fue en esa época cuando Chis tuvo un hijo del que tuvo que hacerse cargo y sobrevivir a duras penas.

Chris y su hijo dormían en el suelo del cuarto de baño de una estación de tren, otros días lo hacían en parques, en un refugio de la iglesia o debajo de una mesa en el trabajo después de que todos los demás se hubieran ido a casa.

Baños

¿De qué se alimentaban? comían en comedores benéficos y lo poco que ganaba lo invertía en llevar a su hijo a una guardería mientras él estaba trabajando.

Pero de repente, su vida cambió cuando conoció a Rob Bridges, un corredor de bolsa que ganaba 60.000 euros al mes. Entonces se dio cuenta de que ese era su trabajo y no se detuvo hasta conseguirlo.

Pero no fue nada fácil, al principio todo fueron obstáculos, porque la mayoría de corredores de bolsa tienen algún título universitario, pero él se conformó con un trabajo de aprendiz por 1.000 dólares al mes y ese fue su punto de partida.

A partir de ahí, sus ganancias no paraban de aumentar hasta que en 1985 ganó su primer millón de dólares. Un par de años después abrió su propia firma de inversiones, Gardner Rich.

Instagram

Su historia llegó a oídos de productores de Hollywood que acabaron rodando una película basada en su vida, protagonizada por Will Smith en el 2006, “En busca de la felicidad“.

Hoy día, la fortuna de Gardner asciende a 50 millones de euros y se dedica a realizar charlas motivacionales y a patrocinar organizaciones benéficas para gente sin hogar. Desde luego una historia inspiradora para muchas personas en todo el mundo.

Además de charlas, Gardner adelanta labores filantrópicas, ofrece orientación profesional y crea cientos de fuentes de empleo invirtiendo en países como Sudáfrica.

¿Qué opinas de su increíble historia? déjanos tu opinión en comentarios

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: