Matt y Jodi Parry estaban esperando su segundo hijo y se quedaron helados cuando les dijeron que eran ¡gemelos idénticos! Especialmente emocionado y lleno de alegría estaba su hijo, que iba a convertirse en el orgulloso hermano de dos hermanas pequeñas.

Pero ellos se quedaron de piedra cuando los médicos les explicaron que sus prematuras gemelas, Abigail e Isobel, habían nacido con síndrome de Down.

Facebook/JodiParry

Pero la forma en la que el doctor informó de la situación de las recién nacidas estaba muy lejos de ser profesional. Para Jodi el médico presentó el diagnóstico como si fuera “un castigo de por vida”.

Las gemelas nacieron seis semanas antes por lo que tuvieron que quedarse en la unidad neonatal. El médico se acercó a los padres y les dijo que en principio ya no habían mucho más que hacer.

”Ese día no me sentía como una madre. Me sentía confundida y perdida” comenta Jodi a la Televisión Barcroft.

Facebook/JodiParry

Matt y Jodi se dieron cuenta de que las probabilidades de dar a luz gemelos, ambas con síndrome de Down, era una en un millón.

Sus dos niñas habían nacido con algunos problemas. Una de las niñas estaba sorda de un oído mientras que la otra tenía un soplo en el corazón.

Esta noticia es difícil de asimilar y nunca te esperas oír algo así, pero pronto Matt y Jodi cambiaron.

Facebook/JodiParry

Lamentablemente tuvieron poca información, no hubo nadie que se acercara a ayudar a los padres a guiarles sobre el síndrome de Down.

Nadie les explicó a los padres que su familia de cinco miembros podía ser una familia feliz y vivir una vida como la de los demás.

Facebook/JodiParry

Es por eso tanto Jodi como Matt estaban muy asustados al principio.

No sabían que sus hijas podrían en algún momento andar, hablar e ir al colegio, no tenían información de nada.

Facebook/JodiParry

Pero, la familia salió adelante por si sola y averiguó casi todo sin ayuda.

Facebook/JodiParry

– “Y hoy en día no sé porque el médico lo sentía. Me gustaría realmente poder encontrarle hoy y preguntarle porque nos dijo esas palabras.” dice Jodi y continua.

– No hubiéramos cambiado a Abigail y a Isobel por nada del mundo. Nos hacen sonreír y disfrutar.

Ahora, seis años más tarde, las niñas han demostrado lo equivocados que estaban el médico y todas las personas con perjuicios en la familia.

Facebook/JodiParry

Una persona, independientemente de que tenga el síndrome o no, merece una oportunidad en la vida, y Abigail e Isobel son una clara muestra de ello.

Facebook/JodiParry

Durante muchos años y en bastantes lugares del mundo se ha tratado de hacer invisibles en la sociedad a ciertas personas, les ignoran o esconden solo por tener ese diagnóstico.

Puedes ver su historia en el siguiente vídeo:

¿Te opinas de esta bonita familia? déjanos tu opinión en comentarios.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: