Los huevos representan uno de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes. Tienen vitaminas, minerales, ácido fólico… Esto hace que los beneficios de incluirlos en nuestra dieta sean bastantes.

Muchas personas relacionan huevos con colesterol y rehúsan comerlos todos los días. Sin embargo, diversos estudios dietéticos descartan esta creencia.

De hecho, comer dos huevos al día puede ofrecer algunos curiosos beneficios como los siguientes:

Reducir peso

Incluir huevo en el desayuno sirve para saciar el apetito durante todo el día, lo que ayuda a todas las personas interesadas en adelgazar.

Refuerza las defensas

Una de las principales ventajas del huevo es su cantidad de selenio (un 22%), que es un gran aliado para reforzar el sistema inmunológico.

Ayuda a la memoria

Comer huevos todos los días permite contar con el aminoácido colina, un elemento muy útil para estimular las señales nerviosas responsables de la memoria a corto plazo y de nuestro tempo de reacción.

Protege los ojos

La luteína de los huevos ayuda a mantener una visión perfecta, ofrece protección a nuestra retina y reduce la probabilidad de cambios en las células presentes en la mácula.

Fortalece los huesos

El alto porcentaje de vitamina D de los huevos es útil para el fortalecimiento de todos los huesos del cuerpo, incluyendo los dientes.

Nutre de ácido fólico

El ácido fólico es uno de los elementos mejor valorados del huevo, por sus múltiples beneficios. Contar con él ayuda a la formación de glóbulos rojos, a fortalecer el pelo, cuidar el hígado y mucho más.

Reduce riesgos cardiovasculares

El huevo cuenta con antioxidantes muy útiles para reducir problemas y enfermedades cardiovasculares.

Nos mantiene jóvenes

Pues sí, consumir huevo todos los días retrasa el envejecimiento, gracias sobre todo a la presencia de vitamina D.

Desarrolla el feto

Durante el embarazo, el ácido fólico es imprescindible para el correcto desarrollo del feto.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: