Para algunas personas, el embarazo es el momento más bonito y emocionante de sus vidas. La ansiedad y ganas de ver pronto a ese pequeño bebé nacer y tenerlo entre sus brazos, es algo que no se compara a nada más. Pero son muchos meses por lo que a veces nos hacemos muchas preguntas sobre si todo está bien y acabamos estresados.

Es lo que estaban atravesando Sara Heller y su pareja Chris con la venida del pequeño Brody. Y desafortunadamente, lo que todos más temen les ocurrió a ellos en las semana 24 de gestación.

Al hacerse la ecografía, el médico les informó que el bebé venía con serias complicaciones. Y les hizo la pregunta: ¿queréis practicar un aborto o seguiréis adelante?

Brody tenía labio leporino y su paladar hendido, por lo que nacería con esta malformación y además podría tener problemas de salud, le dijo a la pareja el doctor.

Sin embargo, ante la radical propuesta del doctor de interrumpir el embarazo, sólo cabía una respuesta de los padres que amaron con todas sus fuerzas a su bebé desde que se enteraron que venía en camino.

Ellos decidieron seguir adelante, la apariencia del bebé no les importaba lo más mínimo y sus problemas de salud iban a afrontarlos luchando.


Tras los duros momentos ellos decidieron compartir su historia,para así sensibilizar al mundo y concienciar sobre las deformidades con las que pueden nacer los bebés.

“Es estupendo sentirse orgulloso de un hijo sin importar las circunstancias, queríamos cambiar la imagen que se tiene de las ecografías de un recién nacido en nuestras redes sociales”.

Ella era consciente de que no sería fácil: “Los labios y el paladar hendidos pueden dificultar que un bebé coma, beba, sonría y, a veces, incluso que respire”, aseguró.

Cuando ella salía a pasear con su bebé, siempre había algún curioso preguntándole si su hijo estaba bien y que le había ocurrido en la cara, a lo que ella siempre respondía con mucha educación.

“Preferí educar en vez de buscar enfrentamientos porque esto es lo que quiero que Brody haga en el futuro. Quiero educarlo para que sea el abogado de jóvenes con la misma situación, que no tengan su propia voz”.

Pero siempre hay personas buenas que la apoyan y le ayudan en su tarea como madre brindándole su cariño.

Sara jamás olvidará el día en que un desconocido le entregó en un restaurante un papel doblado, que resultó ser un cheque por la cantidad de 1,000 dólares junto a una nota:

“Para este hermoso bebé”.

Ese era justo el dinero que necesitaban para reconstruir su rostro y para el costoso tratamiento médico al que debía ser sometido.

Finalmente, después de que su historia se hizo viral y gracias al apoyo de tantas personas, el pequeño Brody pudo ser intervenido. Y se recupera bastante bien

Es muy probable que tenga ser sometido a más intervenciones quirúrgicas en el futuro, pero es un luchador y tiene siempre a sus padres apoyándole y dándole el amor que necesita.

Después de 2 años de puro amor, Brody luce así

Su madre está realmente orgullosa de tener un valiente campeón como Brody.

Las segundas oportunidades para niños como Brody es lo que el mundo necesita.

fuente

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: