Hacer abdominales tiene grandes beneficios, no sólo para conseguir la tan ansiada “tableta de chocolate” también te ayudarán a prevenir el dolor de espalda, aumentará tu agilidad y tu flexibilidad.

Hoy te vamos a explicar cómo hacer los 8 mejores ejercicios de yoga que desarrollarán tus abdominales.

Flexiones indias

Primero colócate en una posición de flexión normal, pero con los pies separados un poco más que a la altura de los hombros y las manos separadas a la altura de los hombros. Levanta la pelvis, manteniendo los brazos, las piernas y la espalda rectos.

Hay que formar una ‘V’ invertida. Esta es la posición inicial, y es la posición a la que volverás después de cada flexión. Cuando bajes, apunta los codos hacia los lados mientras llevas la pelvis hacia abajo. Después traslada tu peso hacia tus brazos y empuja tus hombros mientras mantienes la pelvis en el suelo. Una vez que tus hombros estén completamente hacia arriba, usa tus abdominales y glúteos para elevar las nalgas nuevamente y regresar a la posición inicial. El ejercicio debe hacerse sin problemas y sin esperar entre cada paso.

Puente

Túmbate boca arriba con la parte inferior de los pies firmemente sobre el suelo, a una distancia aproximada a las caderas. Ahora utiliza tus talones para levantar las caderas hacia arriba, juntando las manos por debajo de tu cuerpo y presionando contra el suelo para elevar la cadera. Mantén esta postura durante 1 minuto, respira profundamente todo el ejercicio.

Elevaciones de piernas

Con las puntas de los pies unidas, acuéstate boca arriba y las manos apoyadas en el suelo. Levanta tus piernas hacia arriba (lentamente) hacia el techo. Mantén esta posición durante 3 segundos. Exhala y baja las piernas. El cuello debe estar relajado en todo momento. Asegúrate de mantener la parte inferior de la espalda y las nalgas en el suelo para evitar lesiones en la columna.

Posición pez

Acuéstate de espaldas en el suelo, tus piernas deben de están extendidas y juntas y coloca tus manos debajo de tus muslos. Empujando los codos, arquea la espalda e inhala. Inclina la cabeza hacia atrás para que tu frente toque el suelo. Exhala profundamente, para salir de la postura, levanta la cabeza y colócala suavemente hacia abajo, ahora relaja los brazos.

Giro lateral

Primero dobla la pierna derecha en un ángulo de 90 grados, mantén tu cuerpo hacia arriba. Una vez que exhales, junta las manos y gira el cuerpo hacia la derecha sobre el muslo derecho. Trae tu pierna izquierda hacia atrás lo más lejos posible. Abre tus brazos. Coloca las yemas de los dedos en tu tapete o coloca la palma junto a tu pie.

Levanta el brazo derecho hacia arriba, con la palma hacia abajo, y llévala hacia adelante junto a tu oreja. Quédate ahí. Al exhalar, presiona los pies y regresa nuevamente a la posición inicial. Repítelo desde el otro lado

Posición guerrero

Nos colocamos rectos, de pie. Ponemos los pies a la altura de los hombros y ponte de pie. Te sentirás sintonizado con tu cuerpo. Mantén los hombros relajados los brazos elevados. Hazlo durante 30 segundos sin olvidarte de respirar. Para volver a la posición inicial, exhala y baja las manos hacia el suelo.

Perro boca abajo

Entra en la posición de perro boca abajo. Coloca tus brazos lo más cerca que puedas de tu pecho y elévate hacia arriba, manteniendo los pies y las manos apoyadas en el suelo. Vuelve a la posición inicial y repítelo tantas veces como puedas en 1 minuto.

Pose de gato

Es la mejor manera para estirar la espalda baja y la columna vertebral. Es estupenda para los programas previos y posteriores al yoga y también se puede utilizar para un calentamiento prolongado.

Comienza con las manos y las rodillas en el suelo en una “posición de mesa”. Al inhalar, arquea la columna hacia abajo como un gato. Al exhalar, arquee la espalda hacia fuera y levanta el pecho. Haz esto lentamente mientras respiras tantas veces como lo quieras.

fuente

¿Has probado alguna de estas posturas? déjanos tu opinión en comentarios.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: