Bob Thissen es un investigador especializado en edificios abandonados.

Un día, buscando este tipo de propiedades, en medio del bosque de Francia central, encontró una mansión más peculiar de la cuenta.  Sabía desde el principio, gracias a su experiencia, que este iba a ser un tesoro un tanto peculiar.

El señor Thissen se decidió entrar en la mansión abandonada, una mansión compuesta por doce cuartos y su expectativa era encontrar un interior bastante frío y vacío. Pero para su sorpresa, lo que encontró dentro fue algo bastante diferente.

Fue como entrar en una casa habitada, con mucha vida, con un mantenimiento perfecto.  Como si aún viviera alguien ahí.

Las camas estaban hechas, había un piano precioso en medio del salón. Encima de las mesas había periódicos, los armarios estaban llenos, además, había cosas de este siglo como la pantalla plana que estaba encima de un mueble antiguo.

Después de unos cinco años Bob Thissen volvió a entrar en la mansión y se lleno de alegría porque la encontró como la primera vez que la visitó.

newsner

Bob decía que esta mansión tenía un espíritu interior porque los edificios abandonados son propensos a mantener un deterioro acelerado, cuando son abandonados la gente entra, destroza, desvalija, dejan huellas de vandalismo en sus interiores.

La mansión seguramente era de algún matrimonio mayor que no tuvieron familiares a quien dejarles en herencia esta bonita mansión, por lo que quedó abandonada, sola y sin dueño, pero eso sí, manteniendo su estado final como el mismo día en que quedó vacía.

A continuación puedes ver el vídeo de la mansión: 

fuente

¿Te ha parecido interesante este artículo? déjanos tu opinión en comentarios.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: